Hic Sunt Dracones

Quina és la distància entre dos punts? Una incògnita i al mateix temps tan resoluble com agafar un metre (calibrat al Desert de les Palmes) i fer-ne ús. La Terra Incògnita, que inspirava els mapes mundi replens de monstres “hic sunt dracones” i que no era altra cosa que la referència a un lloc desconegut, on mai ningú havia estat. Relativament, clar, des del punt de vista del cartògraf. Ací hi ha dragons. Veges quins avanços ens ha portat Internet!

Tanmateix, quina és la distància entre dos electrons de càrregues oposades? Quina és la distància entre un home i una dona? Al llit i en acte de luxúria, ben poca. En altres situacions ja devíem recórrer a la Teoria de la Relativitat d’Einstein. Un tipus bastant intel·ligent, Einstein, un poc abandonat físicament (curiós, no?) però a l’hora d’afinar, afinava, com Planck, Faraday, Heisemberg, la Curie o el mateix Cavendish. No sé què pensarien, ells i ella, dels ignorants que tenien al voltant, matant-se per traure la mida entre la dreta i l’esquerra. Incògnita.

És el dolç i salat de la vida. Cada vegada dubte més de la meua percepció de l’entorn, no puc relativitzar la mida entre el melic i el forat de l’orto. Són com l’expansió de l’Univers, imparable. I la solució no exigeix mirar-se d’enfront de l’espill, cal ser atrevit i retratar-se de perfil, com aquelles dones amb barret i ploma que donaven color i forma als paperets de seda que envoltaven les taronges del magatzem de Calaix, i tants altres, efectivament, a la dècada dels cinquanta’. A Borriana, és evident. Perquè ací sempre hi ha hagut bon gust independent-ment del gruix de la “cartera”.

Això si, cada volta hi ha més imbècils i menys científics. Fins i tot s’ha intervingut l’art, el gust i les ganes de follar. I açò és un fet conegut.

Cada volta augmenta la distància entre dos punts, no és això racisme? No és eixe el secret del poderós? Quan acabes tu i comence jo?

Ací teniu una foto dels noranta’ a Londres, un mapa mundi al baix ventre, un senyal sense fum i sense inscripcions en llatí. No fa falta.

Marilin © Ramon Usó Photography

La estirpe de los fuertes

De la relatividad general  ya se encargó Albert Einstein sobre 1915, de la relatividad particular nos encargamos cada individuo, cada día. Y es que vivimos en un mundo donde todo se está convirtiendo en relativo. El sentido común también depende de qué y de quien, por lo tanto solo persisten, como  fundamentales, los deseos personales. Característica inseparable del egoísmo.

Es, en esta situación, cuando te detienes y aprendes a recordar, insistiendo en la difícil y selectiva batalla contra la memoria, extrayendo de cada pliegue cerebral los restos que se han ido acumulando y ocultando a la vez. Todas las experiencias.  Y etéreamente  tomo de la mano a las personas que me han servido de referente, especialmente durante la madurez. La mayoría, familiares que han fallecido en una u otra circunstancia o que simplemente han extinguido su trámite terrenal. Ellos son los verdaderos acompañantes que quizá no supe atender suficientemente, son ellos mismos los que tienen el poder infinito de haber quedado en mi memoria. Los que me guiarán y me darán fuerza para seguir aprendiendo.

Esos héroes particulares, esos guerreros de la post guerra que tanto aprendieron para enseñarnos que el mejor destino es el perdón, que la mejor batalla es la que no se pierde, que el esfuerzo es la cualidad que distingue y no la que diferencia. Ahora se nos están yendo sin su merecido adiós. Esos héroes que sacrificaron su vida desde los diez años para enmendar la barbarie ideológica, que han permanecido fuertes como robles, que hasta el último suspiro lo dieron todo por los demás.

En poco tiempo se han ido de mi lado enormes columnas, gigantes imprescindibles cuya restitución es imposible. Y este dolor que ahora me ahoga no es más que el preludio del relevo, que necesariamente asumo, como uno más dentro de la estirpe de los fuertes.

A mis tíos, José Antonio Usó y Julio Guerola

A mis primos

Ramon Usó i Guerola  9-4-2020

Nuestro particular Chernóbil

Apreciar no debería suponer esperar nada a cambio, en efecto. Una de las personas, a las que tengo gran afecto, insiste que en la vida todo es política. Evidentemente, para los que me conocen, sabéis que no estoy de acuerdo con esa afirmación, de hecho estoy totalmente en contra. Será para los que viven de ella como es, para los camellos, la heroína.

Nada es descartable, negarse a adquirir nuevos conocimientos o incluso incorporar otras formas de ver la vida, solo puede impedir un completo desarrollo personal. Solo los convencidos defienden a capa y espada su ideología y sus creencias, impidiendo así la posibilidad de incorporar, a su madurez particular, infinidad de experiencias históricamente demostradas. Si creyéramos que en la vida todo es amor, intuyo que sería complicado aprovecharse de los demás, inculcar un dogma o descalificar a los que piensan diferente. Al final, la política ha derivado en una lucha de poder a costa de parasitar, engañar y robar a las personas.

Ya ha ocurrido muchas veces a lo largo de los tiempos. Ocultar información es un arma infinita, manipularla solo es la munición, esta acaba terminándose. Y en este Mundo, que se mueve a ritmo de fibra óptica, donde la globalización solo está ralentizada por la logística, es muy difícil dar gato por liebre. Porque en un planeta de orden infinitesimal todo se sabe o se termina sabiendo cada vez con menos dilación en el tiempo.

En abril de 1986 explotó el reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil, el mayor accidente nuclear de la historia. Podría poner muchos ejemplos pero me centraré en este, por conocerlo en profundidad, por haber estado allí. Quizá sea el último ejemplo sobre cómo no se debe actuar ante una situación tan grave, quizá fue la última oportunidad de intentar ocultar al mundo una catástrofe de semejante magnitud. Por aquel entonces, en la URSS, el Partido Comunista de la Unión Soviética (envuelto en la Perestroika) echaba mano de los prisioneros de conciencia para ocultar sus trapos sucios a la sociedad internacional. A Mijaíl Gorbachov se le tachó de traidor por intentar dar transparencia al incidente. La burocracia rusa bloqueó el flujo de información para intentar salvar los muebles, lo que provocó un gran descontento mundial, ante un inminente peligro de contaminación por radioactividad que podría haber afectado a todo el planeta. Un acto de imbecilidad supina. Os recomiendo la lectura de “Voces de Chernóbil” de Svetlana Aleksiévitch o para los más perezosos la mini serie de Craig Mazin “Chernóbil”.

Chernobyl – Ukraine ©2015

34 años después no hemos aprendido nada. Vivimos en la idiotez diaria de la tele-basura, donde predominan, sobre la bazofia sensacionalista, los medios de comunicación partidistas y manipuladores. Esto, que ya de por si ensalza la parasitación del pueblo, es potenciado y promovido por la ineptitud de un Gobierno plagado de indoctos y una oposición tercermundista, que en conjunto forman el aparato político. Es decir, la componente de poder por encima de los intereses generales, de la salud y de la vida.

Covid-19, otro accidente con muchos paralelismos termonucleares. Vice-comunismo, desinformación, ocultación, falta de prevención y de nuevo “prisioneros de conciencia” que en este caso somos toda la población española (entre otras) las víctimas del peor virus que existe, la ambición.

No pasé miedo en Prípiat y quizá ese enemigo invisible me esté comiendo por dentro. ¿Cómo voy a temer a una simple gripe? ¿O no es una gripe? ¡Menudos hijos de Satanás!…por no faltar al respeto a tantas madres…

La resistencia – Crimea – Ukraine

Blackstar

En 2016 David Bowie grabó su último disco o quien sabe ¿? si el penúltimo,”Blackstar”. Una estrella negra no augura precisamente un buen acontecimiento y quien sabe si él, consciente de su ineludible muerte (inevitable destino para todos) se antepuso a su cercana marcha.

© Ramon Usó Photography | Agradecimientos a Lola Decoració

© Ramon Usó Photography | Agradecimientos a Lola Decoració

“El Espíritu se elevó un metro y se apartó
Alguien más tomó su lugar, y lloró con valor
(soy un blackstar, soy un blackstar) ¿Cuántas veces se cae un ángel? ¿Cuántas personas mienten en lugar de hablar alto? Dio sus primeros pasos en tierra sagrada, exclamó en voz alta en la multitud (soy un blackstar, soy un blackstar, no soy un mafioso) No puedo responder por qué (soy un blackstar) Sólo tienes que ir conmigo (No soy una estrella de cine) Te llevo a casa (Soy una estrella negra) Tomo tu pasaporte y tus zapatos (No soy una estrella pop) Y tus sedantes, buuu (Soy una estrella negra) Tu eres flor de un día (no soy una estrella de Marvel) soy el Gran Yo (soy un blackstar)”

Blackstar es un espejo en papel, lejos de las artes sociales, donde reivindico que las personas permanecen incluso detrás de Instagram o Facebook. Las fotografías no pretenden denunciar nada, solo desean quedarse más de un día.

Blue

Diuen que el blau es el color de la mar, del cel, dels oceans i tot plegat es part de l’espectre de llum. La llum com a fenomen físic, la llum com a escultora de somnis d’art i emocions…de magnifiques creacions de moda de la ma de Pelirroja Moda Infantil.

Eramos

Eramos jóvenes y románticas, valientes. No temíamos a nada ni a nadie, eramos iguales. Silvia & Ikram.

 

 

Ramon Usó Photography 2017

La tribu dels caragols. Buris-ana

Ací teniu un complet article sobre la vida dels gitanos búlgars a Sant Gregori, Borriana. Escrit per Joan Garí amb fotografies de Ramon Usó. pdf

Portada Buris-ana 224

When the stars knows my name

Cuando las estrellas conozcan mi nombre
Cuando el mundo conozca mi nombre
Cuando yo conozca mi nombre
Cogeré la cámara un día más y volveré a salir.

Punk Class

© Ramon Usó 2010 – Punk-Class
Modelo: Ana Moreno
Agradecimientos:
Lola Decoració
Ana Moreno
Gema Gimeno
Dores Gimeno
Toni
Doctora Zoigberg
Celia Guerrero

Segunda de la serie Punk Class

Codigo Hofmann 120537

Desde que Hofmann lanzara al mercado su álbum digital, Servercronos, como empresa de servicios fotográficos, fue pionera en ofrecer este servicio vía Internet, por ello este año hemos decido promocionar de nuevo esta herramienta tan útil tanto para el aficionado como para el profesional.

Nuestro código de activación es: 120537

Solo tienes que descargarte GRATIS el programa en la página oficial de Hofmann y maquetar tú mismo el magnífico libro de fotos digitales con tus mejores momentos para recordar.

Como profesionales de la fotografía te recomendamos este álbum por su calidad, durabilidad y presentación muy por encima de la competencia.

Durante todo el año 2010 Servercronos donará 1 euro a Cruz Roja por cada álbum que encargues. Pretendemos ayudar a quienes más lo necesitan aportando nuestro y vuestro pequeñito grano de arena.

CRUZ ROJA ESPAÑOLA

Saludos cordiales
SERVERCRONOS
www.servercronos.com
www.hofmann.es
www.cruzroja.es